Barrio "El Placer" Oe11-271 Quito - EC
(5932) 2511 100 ext. 100 / 113
Reservas ext: 117

Una noche para fomentar la integración cultural

Jóvenes de Colombia, Venezuela y Ecuador participaron en una jornada nocturna especial para descubrir el Museo del Agua. Actividades lúdicas e interactivas fueron parte de esta propuesta donde también se reflexionó sobre la movilidad humana.

(Quito, DM, 29 de enero de 2020).-  Esta actividad formó parte del proyecto Una noche en el museo, impulsado desde el Sistema de Museos de Quito con el apoyo de El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados y, al cual, Yaku Parque Museo del Agua se sumó con una propuesta especial para vivir el patrimonio cultural y natural, este mes de enero.

Dirigida a hombres y mujeres de entre 20 y 40 años, en situación de movilidad humana, el parque museo abrió sus puertas a partir de las 16h30, con el objeto de efectuar una activad diferente a la de un día normal de visita para llevar a todos sus participantes a conocer, de manera divertida y reflexiva, este espacio cultural, con diferentes propuestas que se extendieron hasta las 8h00 horas del día siguiente. La meta fue compartir, integrar y brindar experiencias significativas vinculadas a las temáticas agua y ambiente.

En este sentido, esta mágica aventura inició con una actividad de integración, donde las entidades organizadoras brindaron indicaciones generales sobre lo que se vivirá en este espacio. Posterior a esto, se efectuó un recorrido por la exposición “Migrar, conectando historias” ubicada en el Museo de la Ciudad, muestra que emplea el trabajo en conjunto como medio, el arte como herramienta y la ciudad como escenario, con el fin de propiciar la reflexión y el diálogo para pensar la convivencia basada en la empatía, el respeto y la tolerancia.

Al retornar al Yaku, se continuó esta noche de museos con juegos de integración encabezados por Yaku y ACNUR, para luego presentar la obra de títeres “Las peripecias de un migrante” donde todos los asistentes tuvieron un momento de risas y relajación, previo al plato fuerte de esta propuesta: una Ghymkana Yaku, la cual incluía resolver retos junto con personajes como el operador de la planta, quien enseñaría sobre la calidad del agua y su importancia a través de la creación de filtros; un animador de eventos con quien se debía componer una canción, una  lavandera con la cual se trabajaría expresiones quiteñas y su forma de decirlas en otros países y, finalmente, Don Roque, para realizar juegos tradicionales.

Al dialogar con una de las participantes de esta noche en el museo y preguntarle sobre qué tal le pareció la actividad, ella mencionó: “Es una experiencia muy buena, compartimos sin estigmas y sin fronteras”; mientras que su compañero señaló: “aprendimos mucho y sin barreras de fronteras”.

Dentro de esta jornada, con la cual se buscó también que sea posible pensar el tema de la inclusión y el disfrute pleno de los derechos humanos, entre ellos, el de vivir la cultura, se realizó una fogata donde se contaron leyendas y se compartieron historias de vida para, finalmente, al día siguiente, observar aves de madrugada y realizar un ameno cierre con un desayuno de evaluación.

 

Leave a reply